Bienvenidos a CafeBoricua!

Bienvenidos a CafeBoricua.com,  Un foro donde se discute la Politica Boricua aparte de otros temas de actualidad e interes.  Aqui existe la mayor libertad de expresion donde pueden debatir libremente.  Registrate!

 
Como la mayoria de las comunidades en linea necesita registrarse para poder postear en nuestra comunidad, pero no se preocupe esto es un proceso simple que solo requiere minima informacion. Sea parte de Cafe Boricua creando una cuenta con nosotros.  Puede logearse con su cuenta de Facebook o Twitter.

  • Comienze nuevos temas y responda a otros
  • Subscribirse a temas y foros y recibir actualizaciones automaticas.
  • Crea su propio perfil y haga nuevas amistades.
  • Comparta sus posteos o temas en las redes sociales.
  • Personalize su experiencia aqui.
  • Crea una encuesta!   Una gallery de fotos.  Anuncie un evento. 

Animate a participar en nuestro foro boricua!


  • CafeBoricua

    Manage articles

    Featured

    Cuba y Puerto Rico

    Muy buena columna!
     
    por Benjamín Morales   lunes, 13 de abril de 2015Cuba y Puerto Rico
    Cuba y Estados Unidos han decidido fumar la pipa de la paz. Perdonarse décadas de desencantos y reescribir su historia. Para ello se han dado las condiciones correctas: dos presidentes dispuestos a flexibilizarse, un clima político que ya no justifica el absurdo de la guerra fría y la necesidad de ambas naciones de ampliar su alcance económico.
    Es así que el coqueteo que salió a la luz en diciembre pasado, pero que se venía cocinando a trastienda desde mucho antes, se ha anotado otro gran paso en la ruta de la reconciliación, con la Cumbre de las Américas como escenario y Panamá como sede.
    Cada movida dada fue pensada con meticulosa estrategia y nada de lo que allí ocurrió pasó de manera espontánea. Creer lo contrario sería de ingenuos. Todo fue planificado al dedillo, hasta el “casual primer saludo” entre Raúl Castro y Barack Obama. Las palabras de respeto y conciliación expresadas por ambos mandatarios son prueba, igualmente, de que el proceso de acercamiento entre ambos pueblos es irreversible.
    Pero lo más interesante de toda esta novela está en las palabras no dichas de manera directa y en los mensajes ocultos en las alocuciones, sobre todo, del presidente Castro, de Cuba. El mandatario cubano, esté uno de acuerdo o no con él, hizo una alocución monumental, de esas que debe guardarse para la historia. Primero, le metió el dedo en el ojo a la Organización de Estados Americanos por no contar con Cuba en las pasadas seis cumbres, luego hizo toda una apología de los conflictos que por décadas alimentaron el clima de mala sangre entre su país y Estados Unidos para, al final, abrir la puerta al borrón y cuenta nueva.
    La genialidad del discurso de Castro está, no obstante, en el significado de las entrelíneas: “Diez presidentes (de EE.UU.) tienen deudas con nosotros, pero no el presidente Obama… Hemos expresado, y le reitero ahora al presidente Barack Obama, nuestra disposición al diálogo respetuoso y a la convivencia civilizada entre ambos Estados dentro de nuestras profundas diferencias”, dijo Castro, que además de absolver a su homólogo de toda culpa, les envió un mensaje a sus sucesores y los invitó a no girar en negativo hacia La Habana. 
    Con esas palabras, el líder cubano dejó claro que él seguirá en el mando y que quien venga en el futuro a dirigir los intereses estadounidenses será bienvenido a la mesa de negociación. Es ese un punto crítico, pues este proceso de acercamiento será largo y complicado, por lo que quien entre al juego por la parte de Estados Unidos debe saber que encontrará apertura del lado antillano. El mensaje, pienso yo, va dirigido, sobre todo, a Hillary Clinton, quien parece despegar como la sucesora de Obama en la plantilla demócrata y heredaría las gestiones de la actual administración.
    Otro detalle fundamental se dio cuando Castro expresó en su discurso que “continuaremos enfrascados en el proceso de actualización del modelo económico cubano con el objetivo de perfeccionar nuestro socialismo, avanzar hacia el desarrollo y consolidar los logros de la revolución”. Más claro no canta un gallo. Aquí la ruta es la teoría del modelo de China y copiada por Vietnam, predicada sobre el precepto de “un país, dos sistemas”. No esperen, por lo tanto, mayores ajustes al aparato político cubano, pues la reforma de su sistema vendrá más por el lado económico. Es esa la condición ineludible para este histórico acercamiento, “hagamos negocios juntos, pero cada cual haga política como le dé la gana”. 
    Así empieza a cerrarse lo que parece ser el fin del que puede ser catalogado como el último vestigio de la absurda guerra fría. Y así lo expresé en mi cuenta de Twitter cuando escribí lo siguiente en un post: “En la #CumbreDeLasAmericas se vive el comienzo del fin del último vestigio de la guerra fría al juntarse #Barack Obama y #RaulCastro”. Yo, sin embargo, estaba equivocado en la firmeza de mi planteamiento. 
    El último vestigio de la guerra fría que queda sin resolver es Puerto Rico. Nuestro estatus colonial, surgido como medida contextual para afincar nuestro valor estratégico en términos militares, sigue en el limbo y los presidentes latinoamericanos tienen razón cuando reclaman que el derecho de Puerto Rico a la autodeterminación debe respetarse y convertirse en una prioridad para todo el hemisferio americano.
    El acercamiento entre Cuba y Estados Unidos representa, por lo tanto, una oportunidad dorada para resolver de una manera definitiva los problemas de fondo de un modelo que no nos da los derechos de ser un estado unionado, pero tampoco nos permite la libertad de acción para decidir nuestro futuro político y económico de manera independiente. Después de vivir 50 años de lo mejor del Estado Libre Asociado, el cual tuvo enormes bondades como fórmula por medio siglo, hemos visto cómo en la última década han salido a flote las deficiencias estructurales de una solución que en su momento fue revolucionaria, pero que da signos inequívocos de desgaste al caer en una crisis económica que hace lucir la estadidad como inviable por el alto costo de la deuda del Estado, pero que al mismo tiempo socaba las aspiraciones independentistas por el temor a que todo ese dinero que se cogió prestado no se pague y quede en el limbo.
    Es tiempo, por lo tanto, de moverse y tomar como prioridad de país la resolución de nuestro problema político, pues de ahí parte una gran cuota de nuestros males colectivos. Hay maneras de moverse hacia un lado o hacia el otro, con la estadidad y el territorio incorporado hacia la derecha, y la autonomía e independencia hacia la izquierda. Lo que no es tolerable ya es la comodidad simulada de quedarse en el centro.
    Cuba está reformando su revolución y ella es, incluso, más joven que nuestro ELA. Los cubanos han dado un paso histórico y han decidido pactar desde una perspectiva de respeto mutuo con su mayor enemigo. ¿Por qué ellos pueden hacerlo y nosotros no? ¿Nosotros, los que tenemos un supuesto “pacto bilateral” con Estados Unidos, no tenemos la capacidad de juntarnos y pedir una solución concertada y definitiva que nos permita saber con claridad cuál será nuestro futuro como sociedad? 
    Ya ha pasado antes en nuestra historia. Lo que ocurre en Cuba acaba por impactar nuestro desarrollo político y económico. ¿Ocurrirá de nuevo? Espero que sí, porque por nada se escribieron aquellos hermosos versos que dicen que “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas”.
    Featured

    Si al matrimonio gay!

    Gobernador: Justicia garantiza igualdad a parejas gay
    "Todos conocen mis creencias religiosas pero a los líderes políticos no nos toca imponer nuestros credos". EL VOCERO/Archivo   Por Stephanie Gómez Álvarez, EL VOCERO – hace 9 segundos 3:44 pm El gobernador Alejandro García Padilla expresó hoy que la posición que presentará el Departamento de Justicia ante el Primer Circuito de Apelaciones de Boston en relación al caso que discute la validez de matrimonios entre el mismo sexo, es la única alternativa que tiene el Gobierno para garantizar la igualdad entre los ciudadanos.
    El Departamento de Justicia,  emitirá un alegato en el que defenderá la validez  de los matrimonios de personas del mismo sexo oficiados en otras jurisdicciones en la Isla, a raíz del caso de la activista Ada Conde.
    “En ausencia de otro mecanismo legal validado por los tribunales para reconocerles a estas parejas los mismos derechos que a las uniones heterosexuales, la posición de Justicia es la única alternativa que tiene el ELA para asegurar la igualdad de todos sus ciudadanos ante la ley”, afirmó el Primer Ejecutivo a través de declaraciones escritas difundidas esta tarde.
    Además, puntualizó que el desarrollo de la jurisprudencia en múltiples jurisdicciones estadounidenses apunta a un “consenso innegable” sobre los matrimonios entre las parejas del mismo sexo.
    “Todos conocen mis creencias religiosas pero a los líderes políticos no nos toca imponer nuestros credos. Nos toca adelantar el progreso de los derechos civiles y humanos en igualdad de condiciones para todo ciudadano y ciudadana. Como Gobernador de Puerto Rico, ese es mi deber”, sentenció el Gobernador.
    El matrimonio entre personas del mismo sexo es reconocido en el Distrito de Columbia y por 37 estados: Alaska, Arizona, California, Carolina del Norte, Colorado, Connecticut, Delaware, Hawaii, Idaho, Illinois, Indiana, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Nevada, New Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Nuevo México, Oklahoma, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Utah, Virginia, Virginia Occidental, Vermont, Washington, Wisconsin, Wyoming,Washington D.C,Kansas, Carolina del Sur, Montana, Florida y Alabama.

    Despegan primeros vuelos directos entre Nueva York y Cuba

    Despegan primeros vuelos directos entre Nueva York y Cuba
    El gobierno de Obama anunció en enero que suavizaría las restricciones a los viajes entre ambos países
      Por AP – hace 1 hora 9:31 am
      NUEVA YORK — Los primeros vuelos directos contratados entre Nueva York y Cuba ya despegaron.
    La empresa Cuba Travel Services comenzó a ofrecer ayer un vuelo semanal contratado entre el aeropuerto neoyorquino John F. Kennedy y La Habana. Los vuelos están operados por Sun County Airlines y cuestan 489 dólares. El precio incluye el vuelo, el seguro médico en Cuba y las tasas de salida de Estados Unidos.
    El gobierno de Obama anunció en enero que suavizaría las restricciones a los viajes entre ambos países.
    Pese a una mejora de las relaciones, el turismo sigue prohibido. Se sigue requiriendo a los viajeros que declaren un propósito en su viaje dentro de las 12 categorías aprobadas, incluyendo visitas familiares, trabajo para el gobierno y periodismo. Pero la mayoría de los visitantes ya no necesitan solicitar una licencia especial y esperar una autorización del gobierno.
     

    Bye, Bye Al Estatus

     
     
    Opinión: Bye, Bye al estatus
     
     
     
    PUBLICADO : Hoy 06:25 h.
     

     
    RAFAEL LENÍN LÓPEZ @LENINPR
    Periodista
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
    El apoyo de los electores del norte al Partido Republicano en las elecciones congresionales del martes tiene muchas implicaciones para Estados Unidos en su política doméstica y exterior, y para Puerto Rico supone, entre otras cosas, que la idea de celebrar un plebiscito de estatus con cierto compromiso de Washington fue un sueño pasajero.
     
     
    La idea de la administración de Alejandro García Padilla de convocar, en o antes del 2016, una consulta prometida por Barack Obama confrontará serios problemas, pues depende de varios personajes que ahora tendrán muchas otras prioridades en la capital federal. De seguro Washington invocará otra vez su histórica excusa de que no es momento para atender el tema de Puerto Rico.
     
    La propuesta de celebrar un plebiscito financiado por el Gobierno de Estados Unidos contempla que sea el secretario de Justicia de allá el que apruebe las opciones “descolonizadoras” a estar en la papeleta.
    Sin embargo, tras la salida de Eric Holder, Obama no ha nombrado un sucesor, y quien sea el nuevo ocupante de la silla tendrá que someterse a la confirmación de un Senado hostil. El Partido Republicano de Estados Unidos apoya, al menos en su plataforma, la anexión de Puerto Rico.
     
     
    A ese escenario hay que sumarle que, a nivel local, el tiempo corre, está a punto de acabarse la presente sesión legislativa y no se ha presentado la legislación para activar el proceso plebiscitario ante la Comisión Estatal de Elecciones o el de la negociación que tendría que darse entre los partidos políticos y el secretario de Justicia federal.
    A esto le añadimos que la popularidad del Partido Popular Democrático está en un momento precario, y ellos deben saber, creo, que la estadidad es el tema perfecto para unir a un partido opositor con una división profunda, como la que enfrenta actualmente el PNP.
     
    Así que, a la luz del escenario político de aquí y allá, me parece que terminará otro cuatrienio sin que se mueva el tema del estatus, a menos que los liberales del PPD provoquen una rebelión interna y logren impulsar la asamblea de estatus que se prometió durante la campaña. Sin embargo, anticipo que el afán por la reelección cancelaría cualquier esfuerzo en esa dirección.
     
     
    De las elecciones en Estados Unidos deben aprender también aquí que es una pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo las intervenciones de los políticos puertorriqueños en las campañas de allá. No lograron mucho a la luz de los resultados, al menos en un estado clave para el voto puertorriqueño, como lo es Florida. Y me pregunto: “¿Acaso no es inconsecuente esa intervención porque el boricua exiliado ve a ese político puertorriqueño como una de las causas de su destierro?”.
     
     
    Claro, aquí a los políticos de derecha les encanta creerse que son cruciales en la política nacional estadounidense.
    Lo que pasó y lo del estatus les demostrará de nuevo que no.