Bienvenidos a CafeBoricua!

Bienvenidos a CafeBoricua.com,  Un foro donde se discute la Politica Boricua aparte de otros temas de actualidad e interes.  Aqui existe la mayor libertad de expresion donde pueden debatir libremente.  Registrate!

 
Como la mayoria de las comunidades en linea necesita registrarse para poder postear en nuestra comunidad, pero no se preocupe esto es un proceso simple que solo requiere minima informacion. Sea parte de Cafe Boricua creando una cuenta con nosotros.  Puede logearse con su cuenta de Facebook o Twitter.

  • Comienze nuevos temas y responda a otros
  • Subscribirse a temas y foros y recibir actualizaciones automaticas.
  • Crea su propio perfil y haga nuevas amistades.
  • Comparta sus posteos o temas en las redes sociales.
  • Personalize su experiencia aqui.
  • Crea una encuesta!   Una gallery de fotos.  Anuncie un evento. 

Animate a participar en nuestro foro boricua!


Search the Community

Showing results for tags 'marbetes'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Categories

  • Noticias Importantes!
  • Bienvenidos a CafeBoricua
  • Ultima Hora
    • Videos

Forums

There are no results to display.

Calendars

There are no results to display.


Found 1 result

  1. Marbetes domingo, 2 de abril de 2017 El marbete se está convirtiendo en el agujero negro donde se abalanzan todas las penas económicas del País. Cada vez que a alguien se le ocurre algo para allegar fondos para cualquier cosa, se piensa en el marbete. Es como una obsesión. Desde que se empezó a hablar del Plan Fiscal, la “idea” de cobrar una contribución especial en el marbete ha surgido como remedio para casi todo. Si es para el sistema de retiro, un impuesto al marbete. Si es para subsidiar los municipios, otro impuesto al marbete. Si para la UPR, más impuestos al marbete. Y entonces da la sensación de que el marbete sirve para el roto, para el descosido, y para el figureo. El marbete lo pagan los ciudadanos que necesitan desesperadamente su automóvil, que son casi todos. Cuando está a punto de vencerse, mucha gente pasa las de Caín para poder pagarlo, se descompensa el presupuesto familiar y los conductores se preguntan si con tantos hoyos en las carreteras, nos merece la pena el sacrificio. No obstante, el marbete, para algunos, es un ente abstracto que no duele, y han hecho de él un zafacón. Otro tanto es la retasación de residencias y el aumento al CRIM. A los alcaldes les recortan el subsidio y, en vez de ajustarse el cinturón como hemos tenido que hacer todos, el propio Gobierno central les aconseja que aumenten los impuestos sobre la propiedad, o cobren por el recogido de basura. Al final, nadie quiere hacer sacrificios y todo el mundo se recuesta en esa capa de asalariados que es como el jamón del sándwich. Con los municipios, tarde o temprano, se las entenderá la directora ejecutiva de la Junta de Control Fiscal, la muy notable Natalie Jaresko. Que, por cierto, todos hemos hecho bromas con respecto a su origen, porque Ucrania nos descoloca un poco. Un país que nos quedaba tan lejos, del que apenas oíamos hablar —salvo cuando lo de la crisis de Crimea y aquellos prorrusos que no querían ser ucranianos y se atrincheraron en los edificios—, de pronto cobra actualidad en la Isla. En estos tiempos, sin embargo, eso es normal. Cuando una gran empresa (y la Junta lo es) necesita director ejecutivo, lo buscan a nivel global, a través de agencias que los rastrean y los entrevistan. Ella no viene a caerle bien a nadie, ni a empaparse de la cultura del País ni a ayudar a las viejitas a cruzar la calle. Viene a lo que viene. Y lo del plebiscito lo mirará con lupa, ya que se botarán seis millones de dólares en eso. Habrá que explicarle incluso el elemento de la ciudadanía: ni soberanistas ni independentistas quieren tener otro pasaporte que no sea el estadounidense. Ucrania lo primero que hizo, cuando se independizó de Rusia, fue imprimir su propio pasaporte. Y los prorrusos de Donetsk, los que dije que se atrincheraron, quemaron sus pasaportes ucranianos y mandaron a imprimir los suyos. Eso es parte de la definición. ¿Cómo ningún país puede acceder a la soberanía perpetuando el marco jurídico y legal que representa el amparo documental de la metrópoli? Hablaba, no obstante, de las alcaldías, cuyo número deberá achicarse. He oído el argumento de los alcaldes de que ellos les resuelven a los ciudadanos unos problemas que el Gobierno central no atiende. Puede que sea así, pero es que en proporción, cuando se compara esa labor con todo lo que gastan en proyectos dudosos e inservibles, en negocios turbios y en la burocracia espesa, la diferencia es abismal. Lo del alcalde Héctor O’Neill no es un caso aislado. Ese caciquismo libidinoso, esa soberbia bruta, ese poderío económico es incompatible con un país en quiebra. No es tan solo esos señalamientos repugnantes que pesan en su contra, sino la forma en que a todas luces ha hecho dinero. ¿De dónde? Lo que me han dicho, sottovoce, es que si por él fuera, hubiera renunciado hace mucho. Pero probablemente tiene negocios pendientes, gente que le exige que se quede, porque él prometió favorecerla y los acuerdos no se dejan a medias. En ese mundo, no. Cuando se trata de cientos de miles y hasta millones, no. Se va O’Neill y ¿quién responde por los “compromisos” que hizo? Ya. Siempre nos quedará el marbete. A última hora, esta semana, la alcaldesa de San Juan anunciaba que cerrará el Museo de Vida Silvestre, ese santuario a la crueldad y la estupidez que nunca debió abrirse. Mucho ha tardado la alcaldesa en deshacerse de los animales disecados, los mismos que fueron asesinados por dos o tres flamantes cazadores del patio. Desde hace años ningún museo manda a matar animales para disecarlos. Los mandan a fabricar, o ya los tienen desde principios del siglo pasado. Los del Museo de Vida Silvestre son contemporáneos, y los que los mataron sabían que esos animales estaban en peligro de extinción. Mantenerlos en buenas condiciones requiere de una temperatura, una humedad y unos cuidos especiales. En tiempos de Santini, los cazadores no sabían qué hacer con tantos cadáveres en la casa, y el exalcalde se ofreció para conservarlos con dinero público. El colmo de los colmos es que “los coleccionistas” siguen siendo dueños de jirafas y leones. Son ellos los que han debido pagarle al Municipio por conservar algo en lo que no creemos: el exterminio por pura diversión y fanfarronería. Que se los lleven de una vez, pero que paguen por la transportación. Solo faltaba que nos impongan un impuesto especial para costear el traslado de los elefantes. No me sorprendería que, una vez más, lo carguen al marbete.